Penélope, tus ojos, dos toros negros.

Posted in Cine en el cine on febrero 23, 2009 by coloradojim

 

pe1

A mí me gustaba mucho esta chica antes de ser famosa, cuando hacía películas sencillitas aquí ,en este país. Sobre todo por la frescura que emanaba de ella, de su actuación real ( real porque era ella misma, hacía de ella misma,  o así la veía yo ). Recuerdo sobre todo “Allegre ma non tropo” , junto con Óscar Ladoire y Pere Ponce, donde iba con el pelo a lo garçon y hacía que hasta Pere Ponce, cuyo personaje era gay, creyese estar enamorado de ella ( odiaré a Rosa Mª Sardá, pero la película tiene un par de momentos impagables motivados por ella, sobre
todo el del baile del bolero “Llévatela”, que no sé si se titula así, pero que yo siempre me refiero a él así ). Y sobre todo  “El amor perjudica seriamente la salud” , una de las más grandes comedias
que ha dado el cine español a lo largo de esta última década. Ya le decían ‘Pé’  cuando esta película, y ya  intuía yo que esta chica
iba a llegar lejor, cosa que , demasiado subjetivo uno, me fastidia
en cierta manera, ya no es la chica de aquí al lado, sino toda una
estrella internacional. La verdad es que tras sus primeras películas en Hollywood, a cual más ridícula, la chica se lo ha currado. Sólo había que verla en “Elegy”  ( obligatorio ver en V.O.S., me chirría oírla doblada conociendo perfectamente su voz ) para entender que la gran actriz que ya era en “Volver” ( y conste que Almodóvar no es santo de mi devoción ) no era un espejismo. Tener de compañero de reparto al gran Ben Kingsley debe de hacer que te tiemblen las piernas cada vez que tienes una escena con él, pero ella como si nada, es más,me atrevo a asegurar que en alguna ocasión se lo merienda, lo deja tan fuera de juego como al personaje de ese profesor ya maduro que se vuelve loquito por ella. A mí me pasaría lo mismo. Enhorabuena, ‘Pé’, de corazón.

Prelude ( y II )

Posted in Cine en TVE on febrero 13, 2009 by coloradojim

Volviendo de nuevo sobre todo lo que comenté en mi primera entrada, creo necesario comentar algo más sobre lo categóricas que pueden llegar a ser algunas de las afirmaciones o comentarios que escribí, sobre todo cuando venía a resaltar el carácter de programación única e irrepetible, así como su carácter iniciático en tanto que todas esas películas nos convirtieron en cinéfilos apasionados desde muy jovencitos y en cinéfagos incurables conforme fue pasando el tiempo. Más aún, y creo que también lo venía a decir en mi post anterior, quienes ya eran amantes del cine en aquellos momentos, quienes ya tenían una cierta edad y un cierto bagaje en las salas de cine, también fueron conscientes ellos ( y con mucha más razón ) de que aquella programación cinematográfica de TVE , sobre todo la que fue de finales de los 60 hasta más o menos la primera mitad de los 70, era un lujo. No sólo les sirvió para revisar muchos títulos que ya habían disfrutado en las salas, sino que también les descubrió muchos otros ; de algunos sabían porque lo habían leído, de otros simplemente ni sabían que estaban ahí y la sorpresa fue, probablemente, mayor. La prueba del nueve está en lo que fueron escribiendo muchos de los críticos de entonces en revistas varias y las hemerotecas están ahí para comprobarlo. Y es que llegó un momento en que , además de que se escribiesen críticas sobre lo que se estrenaba en cines, también se escribían reseñas sobre lo que se estrenaba o se veía por la tele. Y aún los propios críticos llegaron a tener cierta influencia en los programadores de cine de TVE, pues venían aquéllos a sugerirles a éstos bastantes títulos desconocidos hasta entonces o cuya posibilidad de simplemente revisarlos sería muy interesante. No es que siempre consiguieran todo aquello de lo que hablaban, pero sí que en muchas ocasiones sonaba la flauta. Además, cuando apareció la 2ª Cadena, el UHF que se decía entonces, su máximo responsable se rodeó de gentes que procedían de la ( mítica ) Escuela Oficial de Cine  y  los responsables de la programación cinematográfica de este canal fueron personas que habían estudiado cine , algunos de ellos tenían la experiencia de haber llevado la programación de algún Cine-Club en su ciudad durante sus años universitarios , y unos cuantosde ellos escribían en las pocas publicaciones que sobre cine habían entonces, de tal manera que en las páginas de ‘Film Ideal’  o de  ‘Nuestro Cine’ , por poner un par de ejemplos, se puede rastrear el germen de una parte importante de aquella programación ( hasta algún ciclo se llegó a denominar con el mismo título de algún que otro artículo publicado previamente en alguna de esas revistas ).

 

 nuestro-cinecon-marcobis2

 

Y si redundo de nuevo en algo sobre lo que ya había hablado en mi primera entrada es porque creo necesario explicar que me parece entender que no es tan disparatado pensar que aquello tuvo su relevancia. ¿ Que parece como si me estuviera cubriendo las espaldas y justificando lo dicho ya , así como la finalidad de este blog? No lo voy a negar : no es que lo parezca, es que es así. Sobre todo porque yo mismo he necesitado buscar esa justificación para quedarme tranquilo. Tranquilo en el sentido de ver que no voy a rellenar este espacio con mis manías, sino que hay algo de cierto en todo, que no estoy solo, que no soy el único que ve todo esto así. Y como muestra, transcribo aquí algo que escribió Diego Galán el día 7 de Julio de 2.004 en ‘El País’ a raíz de la desaparición de Ángel Fernández-Santos, hasta ese momento el crítico de cine insignia del periódico. Sirvan , pues , estas palabras para corroborar un poco este post :

“(… ) Al final de los sesenta, y aún durante bastantes años más, sólo en Francia se podían ver las películas interesantes, y de camino comprar libros prohibidos o más baratos, y ver el teatro que aquí sólo ocurría de forma excepcional. Teníamos tanta curiosidad por saber que hasta la televisión nos servía de refugio.

Ángel Fernández-Santos nos recibía entonces en su casa. Él era el único que tenía televisor (en blanco y negro), y por tanto era el único hogar en que podíamos ver en UHF los ciclos de películas que emitía Cine-Club. Éramos los muchachitos de la revista Nuestro Cine, de la que Ángel era redactor jefe, hambrientos de saber y con ganas ingenuas y febriles de cambiar el mundo a través del cine.

En su casa nos quedamos fascinados ante el talento de autor de John Huston, de la personalidad de Humphrey Bogart, de la contradictoria obra de Rossellini, Hathaway o Fernán-Gómez… Nunca antes habíamos visto, por ejemplo, El cochecito, y a la sorpresa ante tamaño prodigio cinematográfico añadíamos la ira por los cortes de censura**, por el cinismo de las declaraciones de los ministros franquistas, y nos indignábamos hasta por la necesidad de hablar bajito, incluso en aquella casa-santuario.

Ángel era mayor. De ahí que su actitud se pareciera a la de un padre sonriéndose ante nuestra inocencia, aunque también él estaba descubriendo al mismo tiempo las mismas maravillas. Había estudiado Derecho y Filosofía y Letras, le habían expulsado de la Escuela de Cine por sus actividades izquierdistas, escribía de teatro, colaboraba en las prestigiosas revistas Índice e Ínsula, y hasta estaba haciendo pinitos como guionista, entonces aún secretos. Cuando acababa la emisión de cada semana hablábamos con emoción de la película recién vista, llevando Ángel la voz cantante. Él había apreciado pequeños pero muy significativos mensajes que nosotros no habíamos visto, sabía situar la obra en su contexto aclarándonos matices, recordaba otras películas de referencia que combinaba con habilidad de mago. Hablaba y discutía con vehemencia, y muchas veces con humor. Se apasionaba (…)”.

el-cochecitocon-marcobis

 

** He de aclarar que se refiere a la emisión de “El cochecito” el 27 de Enero de 1.970 por la Primera Cadena de TVE dentro del “Ciclo 5 películas europeas” y que para la exhibición comercial de esta película la censura obligó a que se montara un plano para añadirlo al final. Quien haya visto la película sabe que el personaje que interpreta José Isbert, Don Anselmo, echa veneno en la comida de toda su familia y se va de casa. En ese plano suplementario , Don Anselmo terminaba llamando por teléfono a casa para advertir a su familia. Los programadores de TVE consiguieron colar la versión original, tal y como fue concebida por Azcona y Ferreri. En la reunión de la que habla Galán es evidente que se sorprenderían de que la copia que emitió TVE no llevase el final impuesto y que sus iras por los cortes censoriales irían hacia los muchos ejemplos que se habían encontrado en las salas de cine. Y ojo :  no estoy afirmando que en TVE fuesen ejemplares y emitiesen las cosas tal cual eran, sin cortes. Era más bien al contrario, para la tele se dejaban pasar menos cosas que para las salas. Aunque a veces había excepciones, como ésta de “El cochecito”, y los programadores conseguían colar algún que otro gol de vez en cuando. ( Por cierto, y para que veais de lo que hablo, la película “El cochecito” sustituyó a la que se había programado previamente cuando se organizó el ciclo, “La venganza”, de Bardem, y que los censores no permitieron que se emitiese hasta un par de años después ) .

Prelude.

Posted in Cine en TVE on enero 23, 2009 by coloradojim

El cine, mayormente el cine que llamamos clásico, es una de las pasiones que me han acompañado casi desde que tengo uso de razón. Y tengo muy claro que se lo debo, sobre todo, a TVE. Todos los amantes del cine que pasáis de los cuarenta, y también aquellos que los sobrepasáis, estaréis conmigo en que aquel cine que vimos por la tele entre la segunda mitad de los 60 y, sobre todo, la primera mitad de los 70, ha tenido bastante que ver en esa afición-pasión.Es evidente que estaríamos predispuestos a que nos gustase el cine, pero sin ese alimento que nos ofrecía la tele semanalmente, las cosas no habrían sido iguales. Cierto que teníamos las salas de cine con sus programas dobles de los domingos por la tarde y cierto que la magia de una sala oscura y un haz de luz dando vida a toda una pantalla gigante también cuenta, pero era cine más reciente, menos clásico si se me permite el calificativo. El verdadero cine clásico lo veíamos sentados en nuestra butaca de casa  – y ahora explicaré con más detalle el porqué del título de este blog – las tardes de los sábados o esas  noches de invierno en que luchábamos para que nuestros mayores nos dejasen irnos más tarde a la cama porque echaban un noir  ( eso lo supimos mucho después ), o esas otras noches de las vacaciones veraniegas repletas de cintas del Oeste, de aventuras, gángsters, melodramas y más, mucho más. Los que estáis en esa generación cercana ya al medio siglo, tal que yo mismo, seguro que me entendéis bien. Y los que sois algo más mayores, a pesar de que vuestro amor al cine ya venía de antes, de las propias salas de cine, en las que también visteis mucho cine clásico , de ese mismo que luego volveríais a ver por la tele, no me negareis que también tenéis una deuda con aquella programación, ya que os permitió ver cosas de las que sólo sabíais por los libros o las revistas especializadas, que a su vez habían tenido que beber de fuentes extranjeras la mayoría de las veces.

El motivo de llamarle a este blog “DESDE MI BUTACA”  es muy sencillo. La tele entra en mi casa a finales de 1.969 ( guardo con mucho cariño la factura y las letras con las que mi padre pudo pagar aquel mágico aparato ), y puedo afirmar sin temor a equivocarme que para mí el año de las luces fue 1.970. Fue ese año cuando entendí claramente que me encantaba el cine, por encima de todo, y por exagerado que parezca. Claro que con películas como “Simbad y la princesa” ,  “Raíces profundas” ,  “Rebelión en el fuerte”,  “Mares de China”,  “Viaje al centro de la Tierra” ,  “La humanidad en peligro”,  “La espada de Damasco”,  “El halcón maltés” y otras muchas, creo que no podía haber sido de otra manera. Además, había algo que me llamaba todavía más la atención, y era la 2ª Cadena, lo que conocíamos como ‘el UHF’. Ya se sabe que cuando algo resulta inaccesible se suele hacer más atractivo, y eso es lo que ocurría con este segundo canal de TVE, que no llegaba a la mayor parte del país y muy pocos eran los afortunados que podían disfrutar de su programación. En aquellas fechas, sigo hablando de 1.970, había 2 espacios de cine en la 2ª Cadena : uno que ya llevaba unos años, ‘Cine-Club’, y que se organizaba a base de ciclos ,y otro los domingos a media tarde, ‘Desde mi butaca’, donde daban películas algo distintas a las habituales de la 1ª Cadena. Mientras en la 1ª Cadena estaban dando fútbol o alguna otra cosa que a mí me aburría, en la 2ª yo sabía que había una película. Y el morbo por verla no me lo quitaba nadie, la fruta prohibida es siempre demasiado atractiva. Sobra decir,pues, que nunca se me olvidó el  nombre de aquel espacio cinematográfico. Y justo de ahí es de donde procede el título del blog, además de que eso es justo lo que hacíamos nosotros en casa, el sofá era nuestra butaca particular en primera fila desde la que ver y admirar lo que salía por la tele, sobre todo si eran películas.

Y otra cosa fundamental : aquel año 1.790 descubrí el Teleprograma. Temblaba, literalmente, antes de abrirlo y ver qué iban a dar a la semana siguiente. Esta revista, hoy muy venida a menos si la comparamos con la de entonces, estaba muy bien, por lo menos a mí me lo parecía así. Incluía información bastante exhaustiva de la programación y , por tanto, de las diversas películas de la semana, con su ficha técnica correspondiente .Y lo mejor de todo, las fotografías. Salvo raras excepciones, el anuncio de la película venía acompañado con una fotografía de alguna escena o de sus actores, y a veces incluso le dedicaba al actor o a la actriz en cuestión el correspondiente reportaje de 3 ó 4 hojas con su vida y sus películas, magníficamente ilustrado con más fotografías de más películas . Ahí empezó todo. Ahí empezaron los recortes de fotografías para pegarlas luego en papel o en libretas, ahí empezó el apuntar cuanto veía y cuanto lograba llegar a conocer de la película, del actor, de la actriz, del director… Y a buscar en enciclopedias datos y más datos que no estaban por ningùn lado ; era una época muy escasa en publicaciones de cine, y lo poco que luego supe que había ni llegaba por mi ciudad, a excepción, supongo de la revista Fotogramas , de cuya existencia tardaría en enterarme todavía unos añitos.

Conforme me fui haciendo mayor fui también aprendiendo a saber porque unas películas eran mejores que otras, porqué unas me gustaban y otras no, empecé a leer críticas en varias revistas y en la prensa y empecé a seleccionar. Por desgracia, la tele no acompañó tanto , ni tampoco yo la contemplaba con aquellos ojos inocentes de hacía unos años.  Pasada la primera mitad de los 70 la calidad de los títulos que se emitían descendió considerablemente. Y conforme pasaron los años fui siendo consciente de que aquella programación que tanto me había sorprendido a principios de esa década había sido algo único ( no diré irrepetible, porque luego en la primera mitad de los 80 se repusieron muchas de aquellas cosas y hubo otra especie de época dorada ). Y se me ocurrió que podría intentar reconstruírla, saber con exactitud qué títulos se emitieron y en qué fechas y poner así cierto orden en mis recortes. Lo que un buen día empezó como un imposible, fue tomando forma poco a poco. Abase de pasarme horas y horas mirando en prensa antigua , de rebuscar en revistas, de pedir datos y fotocopias a diversas bibliotecas ( hasta, incluso, de un par de visitas a los archivos de la revista Teleprograma ), he conseguido reconstruir al detalle toda la programación de cine de TVE desde,más o menos, 1.963 hasta finales de los 80. Empecé intentado saber sobre todo la de los primeros 70, pero era tan apasionante la tarea que fui descendiendo a los años 60 y subiendo luego a los 80. Inevitable también fue ir conociendo nombres de las personas que se encargaron de llevar a cabo todo aquello, así que conseguí localizar a algunos de ellos para saber sobre un buen montón de cosas que me llamaban la atención y he tenido además la suerte de que me hayan ido explicando y contando muchas cosas más y de que me hayan ido facilitando documentación muy diversa de todo aquello ( algunas fichas de la censura, por ejemplo, resultan fascinantes ).

Y a todo esto y alguna cosa más ( que también vimos muchas series y muchos programas dramáticos, las cosas como son ) a lo que voy a dedicar este blog. Intentaré repasar toda la programación de cine de TVE desde los años 80 para abajo. No tengo claro si la detallaré con precisión de títulos y fechas, aunque supongo que sí, pero sí que me iré deteniendo en muchos títulos en concreto para contar todo lo que hubo detrás de su emisión (incluso cuando fueron cancelados ) , en los míticos ciclosen el programa Cine Club de la 2ª Cadena, en hablar sobre qué títulos no se habían visto en los cines y fueron estrenados en este país por TVE ( muchos de los cuales no se han vuelto a ver y ni se tiene constancia alguna que se hayan visto en España, cuando sí que se vieron ) ,en observar qué títulos fueron emitidos sin previo anuncio en prensa o qué títulos fueron cambiados a última hora, porqué y qué cinta fue la que se emitió en su lugar, en contar algunas historias que sucedían entre bambalinas muy interesantes si tenemos en cuenta, sobre todo, el contexto político y social de aquellos años. Sé que va a ser un blog demasiado específico ( ¿no lo son todos? ), pero éste va a ir dirigido a un público quizás demasiado minoritario. Público ( y lector ) al que espero que le resulte ameno cuanto se me vaya ocurriendo ir contando desde ahora.